Durante el tiempo que dure el sangrado después del aborto, se puede tener sexo pero sin penetración vaginal, tampoco hay que introducirse objetos en la vagina (por ejemplo, tampones). Esto es para evitar infecciones.

Usar anticonceptivos hormonales no previene estas infecciones.

Se puede ovular en la primera o segunda semana después del aborto, lo que significa que las mujeres pueden quedar embarazadas inmediatamente, aunque pueden pasar varias semanas antes de menstruar de nuevo. Si la mujer no desea volver a quedar embarazada, es muy importante que empiece a utilizar anticonceptivos hormonales en combinación con preservativos femeninos o masculinos durante el primer mes.